Our Cism Editions :

more to come …

¿Cómo administrar adecuadamente tus finanzas?

¿Te pasa que no sabes cómo, pero el dinero no te alcanza? o ¿se te hace difícil ahorrar dinero y tampoco sabes cuánto gastas al mes? Administrar las finanzas personales es tooodo un reto y por ello, es muy importante aprender a organizarte para lograr tus objetivos financieros. Aquí te dejamos una pequeña guía y tips para que puedas sobrevivir a la vida adulta (y en Canadá).

Crea un presupuesto

Este es el método de ahorro más popular y se trata de hacer una planificación de cuánto dinero quieres gastar de acuerdo a tus ingresos y objetivos financieros. A pesar de que muchas personas lo confunden con limitarse, crear un presupuesto va más allá; pues es identificar las áreas donde más gastas -inconscientemente- sin que realmente sea necesario. 

Para emplearlo, registra la cantidad de dinero que recibes por mes (por ejemplo cuánto ganas en tu trabajo y cuánto te envían tus padres o tutores en caso de tener asistencia económica); tus deudas; costos fijos como alquiler, utilidades, transporte y tuition fee (si aplica); y gastos en actividades de ocio. Una vez que determines cuánto dinero destinas para cada asunto, aplica la regla 50/30/20 que consiste en destinar el 50% de tus ingresos a tus necesidades, 30% a lo que quieres y 20% a tus ahorros.

Imagen referencial obtenida de Freepik (2024)
Imagen referencial obtenida de Freepik (2024)

Por si todavía no sabes cómo gestionar tus finanzas, aquí te dejamos estas herramientas fáciles de usar e intuitivas, y además son gratuitas:

2. Aplicaciones móviles 

Esta es otra opción muy común y útil que te ayudará a mantener el control de tus gastos. Buddy es una aplicación amigable que te permite tener un seguimiento de lo que inviertes a diario de acuerdo a tu objetivo financiero. Con esta herramienta, al final del mes tendrás un informe sobre tus gastos en cada categoría. 

Tip: una vez que identifiques el área donde más inviertes y ajustes tu presupuesto de acuerdo a tus objetivos, podrás analizar en qué gustitos culposos gastas más y sobre todo (como el/la adulta que eres) tomar decisiones que te ayuden a ahorrar un poquito más. 

Contact for this Article

Related Articles